15 de febrero de 2008

La añorada Plaza de Escazú

Pulse sobre las imágenes para verlas más grandes

Foto 1. Plaza de Escazú, 1971


Foto 2. Plaza de Escazú, 1971


Foto 3. Plaza de Escazú, 1971


Fotos cortesía Sr. Antonio Araya Aguilar

Artículo principal - Edición Nº 286 - Febrero de 2008

Marco Antonio Roldán

Aquella singular plaza de fútbol, ubicada frente a la iglesia de San Miguel Arcángel, en pleno centro de Escazú y que otrora fuera el centro de grandes encuentros futbolísticos, hoy inspira añoranzas a jugadores y aficionados escazuceños quienes, irremediablemente, la vieron desaparecer en 1976 para convertirse en parque.

La plaza, que por más de un siglo se utilizó como espacio de deportes, estaba rodeada por unos grandes árboles de higuerón y gravilia, que brindaban su sombra fresca y generosa a los aficionados que, por centenares, asistían los domingos a ver los partidos del campeonato de fútbol local, amistosos y de la Selección de Escazú.

Una muchedumbre de espectadores colmaba la explanada, rodeándola a todo lo largo y ancho, para ovacionar a sus equipos, mayormente cuando se jugaba el clásico Escazú-Santa Ana o una final de campeonato.

Mucho antes de iniciarse el fútbol organizado en Escazú, en los albores del siglo pasado, ya la plaza era utilizada para realizar mejengas, a pesar de que el campo de juego disponible era bastante reducido debido a un enorme galerón de turnos que existía en el centro de la misma.

En el año 1921 el ayuntamiento decide trasladar el galerón al costado sur del templo parroquial, por considerar que éste afeaba el aspecto del lugar, y en su lugar se construye un kiosco.

No obstante, dos años después, ante la protesta de vecinos que se quejaban de que el kiosco en media plaza continuaba siendo un obstáculo para el buen desempeño del fútbol, el mismo fue traspasado al costado norte, al frente de lo que hoy es la farmacia San Miguel, lográndose ampliar de una manera satisfactoria el área de juego.

Con esta flor en el ojal, se abre una brecha para la práctica del fútbol organizado en Escazú que, arrancando los años 20, ve nacer sus primeros equipos: el primer cuadro denominado “Los 11 Brujos”, el Club Sport Fénix y el Esperanza F.C.

Luego vendrían otros más que llenarían de gloria, honra y emoción el deportismo escazuceño: la Unión Deportiva Escazú, el Club Sport Acción Católica, Independiente de Escazú, Danubio F.C., Atlético Escazú, Deportivo Ricardo Umaña, Deportivo Macís, Deportivo Monestel, entre otros.

Por más de medio siglo, la plaza de Escazú fue el escenario de emocionantes partidos protagonizados por esos grandes equipos, hasta que en 1974 la construcción del Estadio Municipal de Escazú marcaría el principio de su inexorable fin.

En su libro Apuntes de Escazú, don Alvar Macís Guerrero describe así la nostalgia por la ausencia de la plaza:
“...así siguió desarrollándose el fútbol local, con sus triunfos y derrotas, con las alegrías y amarguras, con sus higuerones y gravilias, y también sin ellos, con la aparición de las aceras alrededor de la misma y la desaparición de sus poyos, todo en torno de una cancha que fue toda una verdadera epopeya histórica en la vida del deporte escazuceño y que al desaparecer para darle paso a la construcción del parque y ser trasladada su funcionalidad a otro nuevo campo deportivo, mucha gente del pueblo en forma bastante nostálgica sigue recordando todo ese tiempo pasado y en su añoranza lastimera, sin poder remediar lo realizado, exclama: «Al llevarse la cancha para arriba, murió Escazú.»




Artículos relacionados:








No hay comentarios.:

« Inicio de sección